Los cuerpos cavernosos son unas estructuras de consistencia carnosa, los cuales están localizados en el aparato genital masculino, formando parte de la anatomía del pene. Están ubicados específicamente en el cuerpo del pene. Se pueden apreciar como dos cilindros de forma alargada, ubicados a todo lo largo del cuerpo del pene u órgano sexual masculino.

Fusión Principal

Estos cuerpos cavernosos tienen como función principal darle sostén al pene. Sobre todo durante las relaciones sexuales, el aumento de la turgencia de los cuerpos cavernosos, permite que se mantenga la turgencia del pene y que este pueda permanecer erecto durante el coito.

Los cuerpos cavernosos al igual que todas las estructuras y órganos que existen en el cuerpo humano reciben una irrigación o vascularización que le es propia. Esto quiere decir que existen arterias, arteriolas, capilares y venas que llevan sangre a cada órgano o tejido del cuerpo humano. Igualmente los cuerpos cavernosos reciben sangre a través de los vasos sanguíneos que les son propios.

Irrigación

Cuando nos referimos a irrigación, queremos expresar que reciben sangre a través de los vasos sanguíneos, y esta sangre contiene la hemoglobina, que es la encargada de llevar el oxígeno a todos los tejidos órganos o estructuras del cuerpo humano. Por lo tanto, también los cuerpos cavernosos reciben sangre y oxígeno para su funcionamiento. De tal forma que es necesario un aporte sanguíneo para que los cuerpos cavernosos funcionen en forma adecuada.

Inervación

Además de irrigación reciben inervación, esto quiere decir que existen unos nervios que son específicos para ellos. Le permiten llevar la sensibilidad y los impulsos nerviosos o estimulación necesaria para que funcione adecuadamente.

Mecanismos Fisiológicos

Para llenar de sangre los cuerpos cavernosos solo es necesario que se den los mecanismos fisiológicos que le son inherente para realizar sus funciones. Durante una relación de tipo sexual, se generan una serie de estímulos entre la pareja. Esta información por vía nerviosa llega al cerebro y allí se generan una serie de respuestas u órdenes que se van a transmitir por vía nerviosa igualmente. Tiene como finalidad que la sangre fluya con mayor frecuencia a través de los cuerpos cavernosos. Así los cuerpos cavernosos inundados de sangre se endurecen y le dan la turgencia al órgano sexual masculino, permitiendo que realice sus funciones. Una vez finalizada su función de turgencia, se generan nuevas órdenes para que la sangre circule de regreso a través de las venas y el órgano sexual masculino vuelva a su estado inicial.

Evaluación Médica

Muchas veces se presentan problemas de disfunción eréctil, es decir que el órgano sexual masculino no funciona adecuadamente, no mantiene su turgencia, permanece flácido y no es capaz de llevar a cabo un coito eficaz. Para estos casos es necesario que acuda a consulta con un médico especializado, generalmente a un urólogo, para que se hagan los estudios o exámenes necesarios y así se pueda determinar la causa del trastorno o enfermedad que la esté causando. Existen en el mercado actualmente algunos medicamentos que se usan para la disfunción eréctil, pero no es recomendable usarlos sin una previa evaluación médica y sin prescripción médica, por los efectos colaterales que se pueden presentar e incluso la muerte.